“Componer requiere pasión, compromiso y mucha capacidad de trabajo”

Entrevista con Carmen Rodríguez Rodríguez, ganadora de nuestro segundo premio de Composición Musical Abanico de Vías

 
 

AbanicoDeVias_CarmenRodriguez_1Cuando se menciona la palabra compositor la primera imagen que le viene a la cabeza a la mayoría es la de los grandes clásicos: Mozart, Beethoven, Vivaldi… Sin embargo también hoy hay personas capaces de ponerle música a los sentimientos, a las emociones, a las historias… Una de ellas es Carmen Rodríguez Rodríguez, la ganadora de nuestro segundo premio de Composición Musical Abanico de Vías, una joven gallega de 21 años con un sueño: ganarse la vida componiendo bandas sonoras.

-¿Por qué bandas sonoras?

-Porque hace falta mucha sensibilidad y mucha intuición para saber exactamente qué música necesita una imagen, qué ritmo, qué tempo, qué instrumento nos permite transmitir al espectador las emociones que evoca una escena, las intenciones que alberga un personaje. Qué sonidos hacen posible reforzar una determinada sensación emocional. Tienes menos libertad de creación que en la música de concierto porque estás supeditada a la imagen en todo momento y ello te exige mucha más precisión. Es un arte estrechamente vinculado a otras artes. Me encanta.

-¿Siempre has sabido que quería dedicarte a la composición?

-Hace mucho, la verdad. Me he interesado por la música desde muy joven y, como es lógico, de pequeña empecé tocando un instrumento. Con siete años comencé estudios elementales de percusión y canto y también aprendí algo de guitarra y piano de forma autodidacta, pero no me veía dedicando mi vida a interpretar un instrumento. Lo mío es escribir.

-¿Y eso? ¿Qué tiene de especial? ¿Qué rasgos claves crees que diferencian a un compositor de un músico que sólo interpreta un instrumento?

-Fundamentalmente la creatividad, claro. Pero también la apertura, la aceptación del cambio, saber que nunca se llega a un trabajo cerrado, que siempre puede haber modificaciones y que hace falta mucha intuición para ver las posibilidades que tiene una determinada creación. Esta labor requiere compromiso, pasión y un 90% de capacidad de trabajo.

-Capacidad de trabajo que hará buena falta para abrirse camino en la composición, un campo muy específico dentro de un ámbito ya de por sí no demasiado amplio como es la música.

-Sí, está claro que se trata de un porcentaje muy pequeño. Para interpretar una gran obra pueden hacer falta decenas de músicos  pero para escribirla basta con una persona. Y también es cierto que los compositores estamos muy en la sombra, hay mucho desconocimiento del público general que se cree que sólo componían los grandes clásicos de tiempos pasados. Le preguntas a la gente por los compositores de hoy y te responden, “¿pero ahora existen? No saben a qué nos dedicamos o como nos formamos.  Incluso las grandes orquestas están acostumbradas a interpretar más obras clásicas que actuales.

-Sin embargo, pese a tu juventud, tú ya has hecho algunos trabajos.

-Estoy en el tercer año de mis estudios de composición (me queda un curso) y ya he compuesto varias bandas sonoras para cortometrajes. Además hace dos años gané el concurso 63 variations on the body, Open call for Composers, que buscaba transformar en música el libro 58 Indices on the body, y ahora el premio Abanico de Vías, claro, el cual agradezco mucho porque precisamente trata de dar oportunidades a jóvenes que estamos empezando, como yo.

-Esto de la música te viene de familia, ¿verdad?

-Sí, mi madre es pianista y profesora de música y mi hermana es percusionista profesional. De hecho, mis primeros estudios de percusión los empecé un poco por influencia de ella y en lo que aprendí de piano, de forma más o menos autodidacta, tuvo bastante que ver mi madre, claro. En mi casa ha habido de siempre un ambiente muy musical, se cantaba en las comidas y en las celebraciones, por ejemplo. Y yo he formado parte de un coro desde muy pequeña.

-¿Siempre música clásica?

-¡Qué va! A mí me interesaba todo lo relacionado con toda clase de música. El rock me encantaba, por ejemplo. Con decirte que a los 10 años pedí una guitarra eléctrica…  Y sigo interesándome por otros formatos. En 2013 publiqué un EP de música moderna en el que compuse e interpreté.

-¿Qué ves en tu futuro a corto plazo?

-Mucho esfuerzo para conseguir meter cabeza en este mundillo. Por ahora acabar mis estudios (me queda un año), después hacer un máster de especialización y seguir trabajando a tope para sacar adelante todos los proyectos que pueda.

Written by

Vivamus vel sem at sapien interdum pretium. Sed porttitor, odio in blandit ornare, arcu risus pulvinar ante, a gravida augue justo sagittis ante. Sed mattis consectetur metus quis rutrum. Phasellus ultrices nisi a orci dignissim nec rutrum turpis semper.